Kaki: afección de las heladas del pasado invierno en Valencia

La primera semana del pasado mes de diciembre, con la notoria disminución de las temperaturas llegando a registrarse -3ºC, se vio afectada el 90% del total de fruta de kaki que todavía quedaba por recolectar que vendría a ser cerca de un 30% en la zona de Valencia. Los frutos presentaban manchas negras y ablandamiento a causa de los daños por frío.

A todo esto, hay que sumarle las últimas heladas acontecidas en el mes de marzo, cuando los árboles de caqui habían empezado a brotar y por tanto presentaban una mayor vulnerabilidad a daños por frío.

Normalmente, los caquis inician su brotación de la yema principal sacando por brote entre 1 y 7 flores que son las que darán la producción. Tras helarse el brote principal, el árbol tiene la capacidad de recuperarse mediante la brotación de las yemas laterales o yemas latentes, pero lamentablemente, este tipo de formaciones vegetativas no suelen sacar flores por lo que la producción esperada para este año se verá disminuida, retrasándose la producción al año siguiente.

En la imagen Nº1 podemos ver brotaciones donde la yema principal no ha sido afectada y por tanto tiene flores que darán la producción para este año.

Imagen Nº1. Brotaciones no afectadas por frío.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En la imagen Nº2 se observa que la yema principal está quemada a causa del frío y ha brotado por las yemas laterales o latentes y estas nuevas brotaciones no presentan flor.
El árbol se recuperará pero no se obtendrá producción este año de las brotaciones afectadas.

Imagen Nº2. Brotación principal afectada por frío.

Menú